Porque el final, siempre es el principio de algo diferente!

Anécdotas, actividades divertidas y culturales, lecturas motivantes, ideas para aprovechar el tiempo y hasta sugerencias para ganar un dinero adicional utilizando el Internet ahora que estamos jubilados.

Un jubilado y las franquicias

En una charla de café, un estimado amigo y ex-servidor público que recientemente se jubiló, comentó que disponía de una cantidad de dinero producto de una bonificación especial que recibió al retirarse más algunos ahorros que había logrado reunir con el tiempo, y que ahora que estaba separado de su trabajo deseaba incursionar en el mundo de los negocios pero que no tenía idea de por dónde empezar.
Ana Laura, una amiga y maestra en economía que nos acompañaba en esa ocasión, hizo un comentario que me pareció muy atinado por lo que lo voy a compartirlo en esta nota.
-Podrías intentar con las franquicias, son un excelente modelo de negocio que consiste en el acuerdo entre dos partes, ya sea de personas, grupos o empresas, para comercializar un producto o servicio, o hacer uso de una marca, con la ventaja de que ya han sido probados y posicionados en el mercado, y que disponen de herramientas para transferir el conocimiento sobre la operación y desarrollo del negocio, la mayoría ofrecen también programas de capacitación, asesoría y nuevos productos o servicios que se irán incorporando al negocio, así como algunos apoyos publicitarios.
Las franquicias pueden ser muy diversas, de distintos ramos, tipos, y precios, algunas requieren solo de una inversión mínima mientras que otras demandan grandes capitales. Todo es cuestión de buscar aquella relacionada con nuestros gustos, intereses o habilidades.
Por ejemplo, aquí tienen una muy interesante.
Queridos amigos, es verdad que una franquicia representa un ahorro considerable de tiempo para empezar a ver utilidades, también evita la experimentación, y generalmente proveen de herramientas que facilitan su implantación y operación, pero recuerden, todo negocio implica riesgo, esto nos obliga a ser prudentes al tomar la decisión de invertir en ello, valorando que no solo se comprometen nuestros recursos económicos, sino también nuestro tiempo así como nuestra capacidad física y emocional para atenderlo.
 
Imagen de thinkandstart.com

Poniéndonos en orden


Conversando con varios amigos y amigas de toda la vida, la mayoría coincide en que si tuvieran un poco más de tiempo para dedicar a su espacio, ya sea su casa u oficina, se desharían del desorden que tienen.

Frecuentemente he escuchado expresiones como…

"Sobre mi escritorio tengo papeles sin archivar desde hace seis meses".
"La ropa de mis hijos que ya no les queda, ocupa espacio en el clóset y no encuentro nada de lo que sí es de su talla".
"Encontrar un ingrediente en mi alacena es muy difícil y cuando finalmente lo hago, las cosas ya caducaron".

Muchos tenemos problemas para establecer  y mantener reglas de orden para nuestro entorno. No importa si las causas que generan ese desorden son la falta de buenos hábitos, una familia que no coopera con el orden, el exceso de trabajo o la escasez de tiempo.

La desorganización puede ser un factor que entorpezca el buen funcionamiento de una casa, oficina o negocio. Nos agobia porque no es agradable, nos hace perder tiempo y oportunidades, e incluso puede generar costos económicos que no tenemos contemplados.

Por citar algunos ejemplos, tomemos en cuenta que traspapelar el recibo de pago de una tarjeta de crédito o de algún servicio como el agua, el teléfono, o la luz, podría hacernos incurrir en costos adicionales por un pago tardío, si no es que hasta sufrir los inconvenientes de la suspensión misma del servicio en cuestión. Otro ejemplo podría ser el tener que comprar de nuevo un ingrediente que ya teníamos en la alacena, pero que olvidamos porque no lo vimos, esto también representa un costo adicional.

A todos nos conviene vivir en un ambiente ordenado, pero particularmente... ahora que estamos jubilados no tenemos pretexto para vivir sumergidos en el desorden. La pregunta sería quizás…

¿Por donde empezar?

Cuando el desorden es mayúsculo no se sabe ni por donde empezar. Uno quisiera tener un bulldozer para remover el caos y empezar de cero, pero a diferencia de lo que pensaría la mayoría, la recomendación es empezar por las tareas menores.

Elija objetivos fáciles, como ordenar un cajón o una repisa. Empiece también por lo que más le molesta, y que cada ves que lo ve lo hace sentir mal.

Los pequeños logros lo ayudarán a alcanzar la meta mayor.

El problema con el desorden es que una vez que se logra arreglar vuelve a surgir. Con el tiempo se vuelven a dejar las cosas fuera de lugar, así que la manera de vencerlo es gradual y estableciendo buenos hábitos.

Para ello es necesario reservar cada día un espacio para poner orden en nuestra vida, al comprometernos a combatir el desorden de manera sistemática y con pequeños logros todos los días estaremos estableciendo buenos hábitos y dando los pasos correctos para erradicar el caos por completo.

El orden es asunto de todos por lo que seguiremos hablando de esto en las próximas notas, pero mientras tanto, me gustaría saber si ustedes tiene  alguna sugerencia o un buen consejo para conseguir ponernos en orden.








.

Releer un libro

No pretendo en esta nota reseñar un viejo libro, sino solo compartir con mis amigos y lectores lo maravilloso que resulta releer un libro después de algunos años. Si alguna vez lo han hecho (que no lo dudo), estarán de acuerdo conmigo en como es que cambia, de acuerdo a la circunstancia, la edad, las experiencias de vida acumuladas, la percepción de una lectura.

En esta ocasión me refiero a: El Alquimista

Quizás sobra decir que el autor es el brasileño Paulo Coelho, que esta novela fue escrita en 1988, traducida a muchos idiomas, vendida por millones en una gran cantidad de países y distinguida como una magnífica obra por diversas instancias culturales.

También sabrán que la historia trata sobre los sueños y los medios que utilizamos para alcanzarlos, sobre el azar en nuestra vida y las señales que se presentan a lo largo de esta.

El Alquimista es una historia esperanzadora, llena de acción y romanticismo.

Recordarán que en esta narración se relatan las aventuras de Santiago, un joven pastor andaluz que un día abandona su rebaño para ir en pos de una quimera. Un enriquecedor viaje por las arenas del desierto que recrea un símbolo hermoso y revelador de la vida, el hombre y sus sueños.

Saben, pienso que nunca esta de más volver a tomar en nuestras manos aquellas lecturas que en su momento dejaron una huella en nuestra vida y ver como es que al pasar del tiempo cobran un nuevo significado.

Ahora que estamos jubilados… Quizás seguimos en ese emocionante viaje en busca de nuestro tesoro, quizás interrumpimos el camino por alguna razón especial, quizás queremos retomarlo, quizás... ¡Ya lo hemos encontrado!.

Por si se les antoja leer o releer (en linea o descargar en formato PDF a su computadora) esta interesante novela, pueden dar clic en el siguiente enlace:
"El Alquimista" de Paulo Coelho










.

Buen humor de Jubilados - En el Zoológico


Una tranquila tarde de domingo, estando el zoológico lleno de gente, todos se veían contentos, familias completas, padres divorciados con sus niños, contingentes de turistas, algunos jubilados como yo, y varios divertidos adolescentes... ¡El lugar estaba Lleno!

De repente alguien gritó:

- ¡Se escapó el león! ¡Se escapó el león!

Todos corrían desesperados hacia las puertas de salida, presas del pánico, mientras seguían gritando:

- ¡Se escapó el león! ¡Se escapó el león!

De pronto alguien mira hacia atrás, y ve que el león se esta acercando demasiado a un hombre con muletas que iba rezagado, y mientras el gentío continua corriendo, temeroso y angustiado comienza a gritar:

- ¡¡El de las muletas!! ¡¡El de las muletas!!

y el tipo de las muletas, enfurecido, le dice:

- ¡¡Cállese, Cállese!! ¡¡Déjelo que elija sólo!








.

Sale caro ser poeta - Gloria Fuertes

Sale  caro, señores, ser poeta
La gente va y se acuesta tan tranquila
--que después del trabajo da buen sueño--

Trabajo como esclavo llego a casa,
me siento ante la mesa sin cocina,
me pongo a meditar lo que sucede

La duda me acribilla todo espanta;
comienzo a ser comida por las sombras
las horas se me pasan sin bostezo
el dormir se me asusta se me huye
--escribiendo me da la madrugada--.

Y luego los amigos me organizan recitales,
a los que acudo y leo como tonta,
y la gente no sabe de esto nada.

Que me dejo la linfa en lo que escribo,
me caigo de la rama de la rima
asalto las trincheras de la angustia
me nombran su héroe los fantasmas,
me cuesta respirar cuando termino.

Sale caro señores ser poeta.

------------------------------
A veces, señores, también sale caro ser bloguera.
-------------------------------

"Sale caro ser poeta", de la escritora Gloria Fuertes, publicado en la revista "Poeta de guardia" (1962). La Poetisa española, nacida en Madrid (1917), escribió predominantemente literatura infantil y juvenil, a los 17 años, escribe su primer libro de poemas "Isla Ignorada". Tuvo una vida dura, principalmente en su niñez y juventud, lo que la hizo profunda, introvertida, fuerte y cuidadosa pero amo profundamente a los niños y así lo hizo patente a través de su trabajo. Su obras tuvieron un gran reconocimiento, murió victima del cáncer de pulmón en 1998.









.

Alto al Spam

Estimados lectores, el acoso de los spammers ha aumentado considerablemente por lo que debo tomar algunas medidas restrictivas. Por favor, procure que sus comentarios estén relacionados con la entrada, comente con su nombre y no ponga enlaces si no son relevantes, si lo hace, agradeceré que sean inactivos. Espero contar con su comprensión.