Porque el final, siempre es el principio de algo diferente!

Anécdotas, actividades divertidas y culturales, lecturas motivantes, ideas para aprovechar el tiempo y hasta sugerencias para ganar un dinero adicional utilizando el Internet ahora que estamos jubilados.

Un Gato Negro es sólo un gato


Acaba de pasar el famoso Halloween por lo que pienso que esta pequeña historia que voy a contarles, mis estimados lectores, es apropiada para la ocasión.

El gato negro es un gatito desafortunado con una reputación negativa injustamente. Muchas personas temen a los gatos negros y los asocian con la mala suerte. Históricamente se han utilizado en los rituales sobrenaturales de magia negra y se han vinculado a la brujería. Este artículo está escrito para disipar esta idea, y para presentarles a una gatita negra que teme más a su propia sombra que a otra cosa. Ella sólo ha traído ternura y alegría a mi casa, no "mala suerte".

Así empezó todo

Cuando mi viejo gato murió, decidí escoger uno de la Sociedad Protectora de Animales. A la primer gatita que vi la habían llamado "Salem", solo tendría unos 3 meses de edad, y me enamoré de ella a primera vista.

Cuando la traje a casa y la solté para descubrir su nuevo territorio me di cuenta que había cometido un error pues después hubo lugar a una lucha de un mes para convencerla de salir de su escondite (bajo la cama) y unirse a la familia.

Le cambié el nombre a "Tamonita", y ella es ahora una maravillosa gatita, pero mis clientes parecen un poco incómodos cuando entra en la habitación. Después de todo, es completamente negra y algunas personas tienen miedo de los gatos negros ...

El Gato Negro en la Historia

Históricamente, los gatos negros se han asociado con los malos augurios, la mala suerte y, bueno ... Simplemente con el mal.

Se dice que los pobres desafortunados gatitos han sido utilizado en rituales, y eran supuestamente los "familiares" de las brujas. El anarquismo ha utilizado el símbolo del gato negro, al igual que la Wicca (Religión neopagana desarrollada en Inglaterra durante la primera mitad del siglo XX) que es la expresión moderna de la brujería. Así es como la superstición asoció la mala suerte al evento de que un gato negro cruce por nuestro camino.

Después de todo el gato negro han recibido muy mala fama durante siglos, y todo eso no es fácil de superar en tan sólo unas pocas líneas de este artículo pero quiero poner mi granito de arena para disipar la superstición que los rodea.

Una gatita miedosa

Nuestra nueva gatita era muy sensible y tenía mucho más miedo de nosotros que nosotros de ella, además que como les conté, al llegar a casa y sin querer cometí una serie de errores en la primera hora de su estancia que prácticamente destruyeron nuestras posibilidades de una buena introducción.

Primero tuvimos que encontrar el lugar dónde se había escondido y luego iniciar la persuasión para que poco a poco saliera de su escondite para unirse a la familia lo que fue un proceso largo y doloroso. Se tardó más de un mes, ya casi había perdido la esperanza de que alguna vez lograra adaptarse pero… El cariño y la paciencia se impusieron.

Superstición disipada

Desde entonces, "Tamonita"  se revuelca en mi regazo disfrutando de sus travesuras diarias, sus juguetes, durmiendo en mi cama, maullando a las "cuijas" que ve desde su posición en la ventana de la cocina y nos hace reír al brincar graciosamente persiguiendo a los "chapulines" que saltan por el jardín. Con todo esto ha traído una gran cantidad de alegría a nuestras vidas.

Ella está aquí para disipar la noción de que un gato negro significa mala suerte. Ella es una de las gatitas más dulces que jamás hayan conocido, y no hay absolutamente nada "que temer de ella". Les puedo decir a ciencia cierta que "la mala suerte" no está conectada con "Tamonita" de ninguna manera pues se ha cruzado en mi camino innumerables veces y hasta ahora no he experimentado algo que pudiera considerar como "mala suerte".

Tengo que decir, sin embargo, que la noche de Halloween parece tener miedo de su propia sombra negra. Pero trato de mantenerla calmada y feliz de estar donde está ... en mi regazo ronroneando tan alto como puede!

5 comentarios:

  1. Ademas, mientras no le enseñes un espejo, los gatos negros no saben que son negros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto jijiji, pero Tamonita se siente muy bella y esta tan consentida que sabe que con solo pasar junto a mi dejo de hacer lo que sea que este haciendo por acariciarla. Saludos!

      Eliminar
  2. Me gustan los gatos yo tengo una preciosa gata blanca, pero no me importaria si fuera negra o de cualquier color, todos son adorables.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que gusto Isabel, gracias por compartir, bienvenida a este blog, por cierto, visite el tuyo "Juntando Letras" y me encanto, es un espacio lleno de poesía y sentimientos. Hasta Pronto.

      Eliminar
  3. Gracias Diana a mi me gusta en general todos los animales pero en especial el perro y el gatos claro a estos hay que estudiarlos ja ja.Lazaro de Rusia

    ResponderEliminar

Agradezco su comentario, para quienes escribimos en un blog siempre es grato recibir la retroalimentación de quien nos lee. Los comentarios spam serán eliminados.

Alto al Spam

Estimados lectores, el acoso de los spammers ha aumentado considerablemente por lo que debo tomar algunas medidas restrictivas. Por favor, procure que sus comentarios estén relacionados con la entrada, comente con su nombre y no ponga enlaces si no son relevantes, si lo hace, agradeceré que sean inactivos. Espero contar con su comprensión.