Porque el final, siempre es el principio de algo diferente!

Anécdotas, actividades divertidas y culturales, lecturas motivantes, ideas para aprovechar el tiempo y hasta sugerencias para ganar un dinero adicional utilizando el Internet ahora que estamos jubilados.

¡A estirarnos un poco!


Con frecuencia me sucede que después del desayuno tengo deseos de continuar saboreando un rico café al mismo tiempo que leo un poco, ya sean las noticias del día o las publicaciones de mis amigos y familia en sus blogs o en sus redes sociales. Entonces me instalo frente a la computadora y el tiempo suele pasarse casi sin darme cuenta, cuando acuerdo es porque ya siento algo adoloridas las rodillas (Como diría mi Tía Sara… Cosas de la Vejentud).

A veces tengo que apresurarme porque hay algún pendiente que atender, llega alguna visita, o viene la hora de comer y hay que preparar algo sabroso para compartir, pero después… ¡Aja!, a la computadora otra vez… Saben, además de escribir en este blog también me agrada jugar. Y aquí aparecen los rompecabezas, las sopas de letras, los juegos de estrategia y hasta el casino on line.

Leer, escribir, y jugar son un buen ejercicio para las neuronas, pero… nuestro cuerpo también necesita atención y después de cierto tiempo de estar sentados cae muy bien hacer algunos estiramientos.

Si no tenemos prevista alguna rutina de ejercicio físico o la posibilidad de salir a dar un paseo y caminar todos los días, al menos vamos a realizar estiramientos tan a menudo como nos sea posible; los médicos recomiendan hacerlo por lo menos cada hora cuando se lleva una vida sedentaria.

Los beneficios del estiramiento tienden a ser pasados por alto.

Para empezar, el estiramiento es una forma de actividad física, que al igual que otras actividades, también contribuye a la liberación de las sustancias químicas conocidas como endorfinas que nos harán sentirnos felices y disminuir el estrés. De hecho, hay estudios que demuestran que pueden llegar a reducir los síntomas de la depresión diagnosticada.

Hay quienes señalan que practicar “estiramientos” también puede ser beneficioso para mejorar nuestra vida en general, tanto en el aspecto físico como en el emocional. Por ejemplo, al activar nuestra circulación, al hacernos sentir en control de nuestro cuerpo y específicamente de nuestros músculos y articulaciones, es como darnos un ligero masaje a todo lo largo de nuestro esqueleto. 

Estirar los músculos también puede ayudar a mejorar nuestra postura, y una buena postura puede aumentar la confianza de uno, que es esencial para sacar el máximo provecho de la vida. Por último, el estiramiento aumenta nuestra atención plena.

Cuando nos estiramos con la intensión de ejercitarnos, prestamos atención a los diferentes músculos de nuestro cuerpo. Al centrar nuestra atención en nuestros cuerpos, nos volvemos conscientes de nosotros y del momento presente, es algo similar a lo que experimentamos durante la meditación.

La mejor parte de todo esto es que para obtener estos beneficios, sólo tenemos que tomar unos minutos de vez en cuando para estirarnos, es algo muy sencillo y un cambio fácil de hacer a nuestro estilo de vida que puede tener un efecto drásticamente positivo en nuestra salud y felicidad.


Así que, amigos míos, vamos… !A estirarnos un poco!

Escuchar música, y hacer la diferencia!


¿Cuántas veces gustan de escuchar música en su día?

En mi caso, he integrado la música a mi vida totalmente, me encanta, pero confieso que durante mucho tiempo cometí un error que creo es frecuente también en otras personas.

Ahora me explico.

Tiendo a vivir con la música, y solía asociarla a mis estados de ánimo de la manera equivocada, cada vez que me sentía deprimida, elegía escuchar canciones tristes mientras que el sentido común nos debe decir… ¡que escuchar música deprimente solamente nos hará sentir más deprimidos!

Si ya nos estamos sintiendo bajos de pila, tenemos que cambiar el tipo de música que escuchamos. De hecho, el tipo de música que escuchamos pueden afectar todo nuestro día - no importa cómo nos sentimos antes de escucharla -

Uno de los mejores tipos de música que se puede escuchar es aquella motivacional. Hay una enorme lista de canciones de motivación por ahí. De hecho, basta con hacer una búsqueda simple en Google de "canciones de motivación" o "canciones de inspiración", y encontrará muchas opciones.

Estas canciones se proponen inspirarnos para ser una mejor versión de nosotros mismos, y esta motivación puede ser útil todos los días y en cualquier momento.

Es divertido trabajar en hacer nuestra propia lista de reproducción de las canciones o piezas musicales que tiene un significado especial para nosotros. Lo más probable es que existan muchas canciones por ahí que ustedes han oído antes y que los inspiran de alguna manera.

Personalmente tengo mi propia lista de reproducción para motivarme, y trato de escucharlas siempre que tengo oportunidad, son canciones que me impulsan a salir adelante sin importar que tan dura es la vida, los problemas o las situaciones que tengamos que enfrentar, -me hace sentir mejor- sin importar si estoy de buen o mal humor.

Aquí hay 12 canciones de mi lista de favoritas, no están clasificadas, ni tienen ningún orden especial, todas me gustan y las comparto con ustedes con mucho gusto pensando que quizás les gusten también.

  • Eye of the Tige - Frankie Sullivan, Jim Peterik (Rocky III)
  • Uno Entre Mil - Manuel Mijares
  • La vida es un carnaval - Celia Cruz
  • Que te pasa - Yuri
  • Cantares - Joan Manuel Serrat
  • Hoy puede ser un gran día - Joan Manuel Serrat
  • Waka Waka - Shakira
  • Brindis - Thalía
  • Cantaré cantarás - Hermanos - Artistas Varios
  • Buenos días Señor sol - Juan Gabriel
  • En Acapulco - Raphael
  • México en la piel - Luis Miguel

Estas son sólo algunas canciones de mi lista de reproducción. Hay tantas canciones por ahí que tienen un mensaje de inspiración para ser feliz
o para continuar presionando por lo que más nos importa en la vida.

¡Qué les parece si empiezan a crear su propia lista ahora!, y aprovechen de tenerla a la mano, actualmente hay tantos recursos tecnológicos y plataformas online que nos permiten hacer esto fácilmente,  piensen que estas canciones pueden ser una gran manera de empezar cualquier día con una nota positiva.




El cuadernillo de mi madre


Recientemente, releyendo un cuaderno de notas de mi madre me encontré con este poema que me ha parecido propio compartir en este mes, febrero, mes de los amigos, o más conocido como el mes del amor y la amistad.

Mi madre acostumbraba practicar su caligrafía transcribiendo poemas, recetas, canciones y otras cosas que a ella le gustaban, ese cuadernillo es uno de mis grandes tesoros, él guarda mucho de su esencia con la que a mí  me agrada recordarla.

El perro y el amigo

Tuve en cierta ocasión que no bendigo
Por el temor de cometer un yerro,
Un amigo meloso como un perro
Y un perro tan leal como un amigo

Aunque contento de los dos, un día
Iracundo y demente,
A mi perro azoté con cobardía,
Injustamente, con pretexto vano;
Pero el noble animal humildemente
Se echó a mis pies y me lamio la mano.

Poco tiempo después el buen amigo
Un favor ME PIDIO, GRANDE Y ROGADO
Que demandaba afecto, estudio y calma.
Lo concedí, mas no bien otorgando,
Se alzó en mi contra y me mordió en el alma.

Desde entonces acá, DIOS me es testigo
Que siempre cauto mi opinión encierro,
Y con gusto o con ira a nadie digo
Ni AMIGO por respeto hacia aquel perro
Ni PERRO por no honrar a aquel amigo.

Mi madre no señala quien es el autor, por mera curiosidad cultural lo busque en la red sin éxito, pero si alguien lo sabe agradecería mucho que me proporcionara el dato en la sección de comentarios que el lector encontrará bajo esta nota. De antemano gracias.

Nuevas esperanzas para el 2018


Estimados lectores, visitantes y amigos:

Que la alegría de la Navidad sea una fuente de recogimiento y unidad familiar, y que todos sus deseos y metas se cumplan en el año venidero.

Son los sinceros deseos de Jubilada en Acción.


Volveremos con NUEVAS ESPERANZAS en Enero de 2018.



Paciencia


He aquí una bella colaboración de mi amiga Esperanza (Guanajuato, Gto. Mx.), y primeramente una disculpa pues ya hace días que me la envió y no había tenido oportunidad de publicarla; se trata de una historia que nos habla de la importancia de cultivar la virtud de la paciencia en nuestra vida.  me encantó, y pienso mis queridos lectores, que ustedes también la apreciarán.

Con los calores plenos del verano, el padre Juan enfermó repentinamente, seguramente que con estas temperaturas algo le cayó mal al estómago pero él se resistía a guardar reposo como le indico el doctor, y ahora se ha visto obligado a dejar de lado algunas de sus actividades cotidianas para atenderse como es debido.

Al verlo tan preocupado me ofrecí para ayudarle con su reparto de despensa para los ancianitos de una comunidad muy humilde, de difícil acceso, y que nuestro párroco visita por lo menos una vez por semana.

Después de un largo recorrido, más que por la lejanía por lo complicado que es llegar, entre calles sin nombre, otras que eran retornos o cerradas, necesite la ayuda de una guia  urbana y preguntarle al menos a 3 personas para que me orientaran como llegar, batalle casi por dos horas y al final tuve que dejar el auto a unos 200 metros de la dirección señalada, y bajo un sol candente caminar cargando la pesada caja con los víveres que debía entregar.

Eran más de las 3 de la tarde, estaba cansada y no había comido, el calor en su apogeo, casi 40° C., así que me puse mi gorra para protegerme, cargué el paquete y apresuré el paso, pero olvide llevar conmigo el formulario que debía requisitar junto con la entrega para prever el suministro de la siguiente semana.

Casi había llegado cuando me di cuenta de mi error, y molesta conmigo misma comencé a desandar el camino que llevaba, mi corazón empezó a enfurecerse, peor que la queja, sabía que era mi culpa y eso me hizo sentir más frustrada y enojada. Que les cuento, ustedes podrán imaginarse mi terrible estado de ánimo.

En ese momento fui presa de la IMPACIENCIA, nada más enloquecedor, debilitante, y en última instancia inútil, a punto de romper en llanto, comprendí que mi intolerancia hacia mis fallas me estaba llenado de ansiedad y estrés, si alguien me hubiera dicho algo creo que hubiera sido capaz de darle un golpe.

Al llegar de nuevo al auto, vi la oportunidad de darme un respiro, e intentar resolver esta crisis. Abrumada me deje caer en el asiento, cerré mis ojos, hice algunas respiraciones profundas, y oré.  Le pedí al Espíritu Santo PACIENCIA.

No pasaron ni cinco minutos, cuando una dulce PAZ empezó a apoderarse de mí, de repente veía todo con más claridad y me sentí extrañamente satisfecha de tener la oportunidad de hacer algo por alguien, la temperatura de mi cuerpo parecía descender, una sensación de aire fresco me rodeaba, la confusión, la ira, y la violencia de mi corazón desaparecieron.

Yo solo estaba ahí, y me pareció escuchar a Dios decir, "Ánimo, estás haciendo mucho más de lo que esperaba"

Alto al Spam

Estimados lectores, el acoso de los spammers ha aumentado considerablemente por lo que debo tomar algunas medidas restrictivas. Por favor, procure que sus comentarios estén relacionados con la entrada, comente con su nombre y no ponga enlaces si no son relevantes, si lo hace, agradeceré que sean inactivos. Espero contar con su comprensión.